lunes, 23 de enero de 2012

MERMELADA DE NARANJA AMARGA

Esta es una maravilla de mermelada, y la receta es la que ha hecho mi madre toda su vida, muy elaborada, un poco entretenida, pero merece la pena a la vista del resultado final, a mi me parece magistral, exquisita.





Las naranjas, por supuesto son cogidas de los naranjos de la calle, supongo que en otros sitios habrá naranjos agrios en plazas o calles. Aquí en Córdoba están las calles inundadas de ellos, es un lujo, y sobre todo en primavera que estallan de azahar y se inunda el aire de su aroma. Según mi madre, es conveniente cogerlas en alguna calle  sin tráfico, para que tengan menos contaminación, así que eso hice y estos son los naranjos, bellísimos






Necesitaremos:
naranjas amargas
azúcar (1kilo por kilo de masa)
agua


 Una vez bien lavadas, las pelamos, partimos la cáscara en tiritas lo más finas posible



abrimos los cascos, retiramos las pipas (semillas) que reservaremos y vamos quitando la pulpa con suma paciencia, despegándola de la piel




aquí las pipas (semillas)



y ésta la pulpa





unimos la pulpa con las tiritas de cáscara




 pesamos, y por cada kilo añadiremos dos vasos de agua






y un vaso de agua a las pipas (semillas).
Y dejamos hasta el día siguiente....




Al día siguiente pasamos el agua de las semllas por un colador, y la echamos a las cáscaras y pulpa





esto es lo que suelta el caldo de las pipas, así de gelatinoso




y ponemos a hervir (fuego alto) hasta que la cáscara esté tierna (una media hora)






Una vez terminado el hervor, volvemos a pesar toda la masa y por cada kilo le echamos 1 kilo de azúcar.







removemos bien para que se integre el azúcar y de nuevo dejaremos hasta el día siguiente ( si se pesa y añade el azúcar por la mañana, se podría hervir de nuevo por la tarde)



Al día siguiente hervimos de nuevo, a fuego medio-alto, moviendo a menudo para que no se pegue, entre 30 y 35 minutos, y sobre todo hasta cuando las cáscaras se vean casi transparentes








en caliente embotaremos en tarros limpios y secos y si queremos los envasamos al vacío hirviendo los tarros durante 20 minutos, tapados y cubiertos de agua, dejándolos enfriar dentro del recipiente donde se hayan hervido, lo que nos garantizará su conservación, si queremos hacer para todo el año



Para que no se oscurezca con el tiempo es aconsejable liarla en papel plata y guardarla en sitio oscuro